En los próximos cinco años va a haber una rápida aceleración de la transformación digital en las cadenas de suministro. A día de hoy, tan sólo un 32% de los roadmaps de estas transformaciones están bien alineados con el negocio, y la mayoría carecen de una estrategia que integre toda la cadena de valor. Además, en los próximos 10 años veremos cómo se delegará en la tecnología la toma de decisiones.

El dato es llamativo por varias razones, pero aprovecho este artículo para resaltar una de ellas: aquellos directores de cadenas de suministro que aún no están integrando toda la cadena van a tener más difícil aprovechar una de las mayores oportunidades de la digitalización: la hiperautomatización.

Los directores de las cadenas de suministro que ya han empezado a asumir como propio el reto de la digitalización,  alineándose tanto con el negocio (el CEO) como con los propios departamentos internos de tecnología (el CIO), están ya cosechando resultados positivos con cadenas de suministro centradas en el cliente, ágiles, con costes optimizados y con un foco “end-to-end”. Pero además otra ventaja será la hiperautomatización, que llevará a las cadenas de suministro a delegar muchas tomas de decisiones de humanos a la tecnología.

La hiperautomatización -combinación de tecnologías que incluyen RPA (Robotic Process Automation), Machine Learning (ML),  e inteligencia artificial (AI) entre muchas otras- va a ir penetrando todos los aspectos de las cadenas de suministro. Además, esto también va a afectar a cómo se genera la demanda y el modo en el que se planifica y opera.

El principal beneficio para las compañías se encontrará en la mayor disponibilidad del talento humano procedente de tareas de poco valor añadido, de modo que los profesionales de la cadena de suministro podrán dedicarse a aspectos de mayor relevancia como la innovación, el servicio y la experiencia del cliente, así como controlar las decisiones que sugerirá la propia IA.

Este control de la IA es uno de los aprendizajes de la pandemia: la automatización total no es recomendable. Siendo más realista y útil que la IA compense las limitaciones propias de la automatización frente a la creatividad, la flexibilidad y la adaptabilidad de los procesos y las decisiones de cada momento.

La hiperautomatización ayudará a aumentar la agilidad al permitir que se cree una nueva cadena de suministro predictiva y autónoma que pueda anticipar cambios inesperados en la oferta o la demanda antes de que sucedan. Además ayudará a acelerar la toma de decisiones equilibrando  la capacidad tanto de planificación como de ejecución.

Actualmente, la planificación tradicional utiliza algoritmos deterministas y ciclos de planificación periódicos para calcular el plan «óptimo» único.

La recomendación de Gartner es que los directores de las cadenas de suministro comiencen a trabajar en una estrategia de cadena de suministro digital integrada a varios años vista, con una hoja de ruta para experimentar, poner a prueba y desplegar la hiperautomatización; todo ello en tres fases: automation, augmentation and autonomy.

NOTICIA ORIGINAL:

De la digitalización a la hiperautomatización