El transporte por carretera en la era de la digitalización

2021.03.01 2

El transporte por carretera en la era de la digitalización

La digitalización ha irrumpido con fuerza en el sector del transporte por carretera, que asiste con sorpresa a una revolución sin igual en sus procesos y operativas diarias.

La conectividad ya no suena a futuro, sino que empieza a formar parte de los sistemas de serie de muchos modelos, y avances que antes parecían imposibles hoy son un elemento más para los conductores.

Esto se traduce en un refuerzo de la seguridad, una mayor disponibilidad de los vehículos y una planificación del trabajo diario mucho más eficiente.

Los datos de cada camión pueden monitorizarse para saber con exactitud en qué momento deberían realizarse ciertas revisiones, así como el cambio de aceite y los filtros, para que el tiempo que pase parado en el taller sea el menor posible, y pueda volver cuanto antes a su actividad.

La conexión entre el camión, la base y el punto de servicio es a día de hoy uno de los grandes logros de la conectividad, pudiendo concertarse directamente una cita con el taller más cercano en el mismo momento en que se detecte algo que corregir o incluso hacer un seguimiento de la ruta y los datos de consumo del vehículo  desde  la central de la empresa de transportes.

En este sentido, los profesionales cuentan ahora con pantallas inteligentes de última generación en las que consultar todo lo necesario sobre el vehículo o gestionar los sistemas de entretenimiento.

Estos dispositivos permiten integrar toda la información y aplicaciones que puedan ser de utilidad durante el trayecto, de modo que puedan manejarse fácilmente sin necesidad de apartar la mirada de la carretera.

El desarrollo digital, en manos de los fabricantes

Uno de los fabricantes que más avances ha realizado en este sentido es Volkswagen Truck & Bus, que ha diseñado la plataforma en la nube RIO para conectar adecuadamente a todos los implicados en la cadena de suministro y optimizar así la utilización de las flotas.

Entre otras cosas, puede realizar informes de rendimiento, localizar vehículos, detectar si salen o entran en zonas predefinidas, diseñar rutas y asignarlas a conductores, o registrar el estado de las entregas.

El sistema, en cuyo nacimiento ha tenido un papel preponderante MAN, es la cabeza visible de un trabajo mucho más amplio del fabricante, que espera convertirse en un proveedor de soluciones de transporte inteligentes y sostenibles.

Para ello, ha iniciado contactos con diferentes start-ups centradas en áreas como la inteligencia artificial, la electrificación, la robótica o los sensores 3D.

Asimismo, ofrece diversos productos a sus clientes a través de MAN Perform, entre los que se incluye un análisis básico de consumo y monitorización de flota, un servicio de mantenimiento proactivo y una ‘app’ que permite realizar una inspección rápida del vehículo antes de cada ruta.

Resulta fundamental compartir determinada información con clientes y proveedores, para lo que deben utilizarse sistemas de datos compartidos que faciliten la toma de decisiones, reduzcan los costes que genera la aplicación de medidas correctivas y fomenten la eficiencia operativa.

Algunas herramientas, como ‘Daily Business Up’, desarrollada por Iveco, actúan incluso como asistentes de conducción, realizando sugerencias al transportista para que pueda reducir el consumo de combustible o adaptarse a las características del tráfico o de la vía.

Igualmente, muchos modelos incorporan ya sistemas de control de crucero con predicción activa, como el que ofrece Scania, capaces de determinar el estado de la carretera en los siguientes kilómetros para escoger la marcha y velocidad adecuadas.

Por otra parte, en los nuevos camiones que van llegando al mercado, el conductor ya puede conectar su propio teléfono o tablet al vehículo para recibir alertas e información en tiempo real, mediante desarrollos como ‘My Truck’, de Volvo.

Otras aplicaciones, como la recientemente lanzada por Scania, favorecen la formación de los conductores, que pueden consultar tutoriales sobre sus tractoras, además de contactar con el área de servicios y el de asistencia técnica.

A su vez, DAF Connect está diseñada para realizar un seguimiento del estado y actividad del camión, determinar su posición exacta y programar adecuadamente las revisiones.

En cuanto a Daimler, cuenta con el ecosistema de conectividad Fleetboard, que pretende reforzar con nuevos servicios y funcionalidades tras la adquisición de Habbl. Esto permitirá, entre otras cosas, integrar en una misma plataforma a las empresas de transporte y a los cargadores.

Todas estas novedades exigirán nuevas capacidades a los conductores, pero al mismo facilitarán su labor diaria, mejorando su seguridad y reduciendo el tiempo que normalmente emplean en ciertas tareas administrativas, como las de organizar las visitas al taller.

En lo que se refiere a la seguridad, cabe destacar algunas ayudas a la conducción, como los nuevos sensores que advierten al conductor de los peatones u objetos que se encuentran en el ángulo ciego, las cámaras de visión trasera para facilitar el aparcamiento y los sistemas GPS capaces de advertir sobre atascos o accidentes en la vía para evitar paradas innecesarias del vehículo.

Gestión de flotas

La digitalización se ha convertido, en este sentido, en un factor fundamental para la mejora de la gestión de flotas. Los fabricantes del sector, como TomTom Telematics, son conscientes de las múltiples posibilidades que ofrecen los nuevos avances tecnológicos en este ámbito y desarrollan programas, aplicaciones, navegadores y otras soluciones cada vez más sofisticadas.

Es más, se prevé que la penetración de los sistemas de gestión de flotas en el mercado europeo se duplique a lo largo de los próximos cinco años, pasando del 15% en el año 2017 al  28,8% en 2022.

El aumento de la conectividad en los vehículos industriales y comerciales contribuye a potenciar su rendimiento, haciendo más sencilla la comunicación entre los conductores y sus bases ante cualquier incidencia durante el viaje.

Además, mejora la trazabilidad de las mercancías y ofrece una visibilidad mucho mayor de la cadena de suministro,  facilitando el mantenimiento y  reparación de los vehículos.

Así, según un estudio del fabricante, el 89% de las pequeñas y medianas empresas españolas con flotas de vehículos creen que podrían aumentar su carga de trabajo si llevaran a cabo procesos de digitalización.

Esto se debe a que mejoraría la gestión de sus vehículos y el control de las horas de trabajo, así como los costes del combustible.

Sin embargo, la amplia mayoría de las pequeñas y medianas empresas de transporte en España aún realiza de manera manual procesos como la gestión de gastos, las actualizaciones de los clientes o la elaboración de los presupuestos y facturas.

Digitalización de los documentos

Algunas empresas ya han empezado a utilizar el e-CMR o la carta de porte digital, y de hecho, la Organización Mundial del Transporte por Carretera, IRU, ha puesto en marcha ya el proyecto Aeolix en cinco países europeos. Desde allí partirán alrededor de 400 servicios de transporte internacional que utilizarán el CMR electrónico.

No obstante, para terminar de impulsar este sistema es preciso garantizar la encriptación de los datos.

Es aquí donde aparece el blockchain, que desde hace un tiempo está empezando a utilizarse en el sector del transporte y la logística. Esta tecnología resulta de gran utilidad para aportar seguridad sobre la veracidad de los datos en un contrato o documento de transporte.

Dicen desde la Asociación Española de Usuarios del Transporte de Mercancías, Aeutransmer, que un envío internacional requiere al menos de la participación de una veintena de actores y más de 200 interacciones y comunicaciones., muchas de las cuales siguen realizándose en papel y de forma manual.

El blockchain, sin embargo, permite que puedan realizarse de manera exclusivamente digital, ya sea mediante el uso de los contratos inteligentes o del Internet de las Cosas.  Este proceso facilita la trazabilidad y transparencia de los envíos, mejorando la confianza entre los participantes de la cadena de suministro.

Un futuro digital

En definitiva, es obvio que el sector del transporte no puede escapar a la digitalización. Fabricantes y operadores tienen ya claro que su futuro está ligado al desarrollo de nuevas tecnologías que aumenten su competitividad y mejoren sus datos de consumo, maximizando su operatividad.

No obstante, es preciso fijarse unos objetivos claros para una implementación ordenada de esta clase de medidas.

Entre los elementos con mayores posibilidades de éxito, se encuentra el uso de robots y drones que ayuden al conductor aoptimizar las entregas de última milla, la tecnología RFID para el control de los envíos y la automatización de las tareas administrativas.

A ello se suman determinadas tecnologías integradas en el vehículo, como los sistemas inteligentes de aparcamiento o los sensores para medir el estado de la carga.

NOTICIA ORIGINAL:

El transporte por carretera en la era de la digitalización

Ir arriba