La transición digital se acelera

07.11.2019

La transición digital se acelera

Situaciones excepcionales, como la del coronavirus, ponen de manifiesto la importancia de la adaptación a las nuevas tecnologías y la actualización de los procesos productivos

La revolución de las máquinas lleva erigiéndose como una profecía desde hace décadas, pero es ahora cuando, al fin, se está convirtiendo en una realidad. La democratización de las tecnologías y el avance técnico y social de los últimos años en este ámbito ponen ahora más que nunca el foco en la implementación de todas estas herramientas al servicio de las empresas.

Sin embargo, a pesar de que estamos en pleno bum de la transformación digital, aún queda mucho camino por recorrer. Según el Estudio de indicadores digitales en la empresa española elaborado por IDC Research, todavía hay un 9 % de negocios que no tienen ningún plan para iniciar un cambio digital, a pesar de que casi dos tercios ya lo están llevando a cabo en la actualidad.

¿Por qué es importante meterse de lleno en esta tendencia? Para responder a esta pregunta es necesario conocer las implicaciones de la transformación digital.

En primer lugar, a nivel de organización interna de la empresa. En situaciones como la actual, puede ser clave que una empresa disponga de flexibilidad y capacidad de reacción para implantar algunas medidas como el teletrabajo o la organización de la producción a distancia. Cuanto mayor sea la digitalización, mayor será también la velocidad de adaptación a estos nuevos entornos de trabajo y menor será el impacto en la producción de la empresa.

A este punto es importante añadir las mejoras a nivel productivo. A través de la digitalización de procesos no solo se pueden mecanizar y automatizar algunas acciones, sino que también gracias al big data se pueden buscar alternativas que supongan un ahorro de costes o identificar fallos para mejorar el sistema de producción.

Por último, también de vital importancia estos días, la transformación digital incluye además la parte de distribución de producto. Contar con opciones alternativas o complementarias a la venta física puede evitar la paralización total de la actividad.

Cómo conseguirlo

Según el informe de la consultora McKinsey Desbloqueando el éxito de la transformación digital, las compañías que tienen un buen sistema de desarrollo de talento para empleados son las que más probabilidades tienen de triunfar. Es por eso que grandes instituciones internacionales como el MIT ya ofrecen cursos intensivos al respecto. El centro especializado en gestión empresarial del MIT también resalta en uno de sus informes, elaborado junto con Deloitte, que el éxito al emprender una transformación digital no depende tanto del equipamiento tecnológico como de tener una estrategia clara a largo plazo para poder aunar eficientemente los procesos en línea con los físicos.

Manuel Saz, director asociado de la oficina de Altia en A Coruña

«En innovación, Galicia está mejor que otras comunidades»

Manuel Saz cree que la transformación digital es el rumbo inevitable hacia el que se dirige el mercado y asume que antes o después las empresas «pasarán por este proceso sí o sí». Destaca que las que ya han emprendido el camino «parten con ventaja sobre el resto, especialmente en situaciones imprevistas como la actual» ya que, poniendo el ejemplo de las ventas, «las empresas que solo despachan en físico ahora tienen todo parado, mientras que los que ya cuentan con un modelo de comercio electrónico, ya sea propio o través de marketplaces, por lo menos tienen una fuente de ingresos», comenta. Es especialmente el campo de la venta en línea uno de los que más preocupa a sus clientes. «Contactan con nosotros tanto los que ya han empezado pero quieren mejorar su plataforma como gente que no tiene ni idea del tema», comenta.

A pesar de que es consciente de que muchas empresas no se atreven a dar el paso por una cuestión económica, Saz apunta que en muchos casos el salto a una mayor digitalización no supone una inversión desmesurada y que algunas soluciones, también muy demandadas, pasan por la «optimización a nivel de producción y ahorro de costes».

Rompiendo con los prejuicios que pueda despertar el perfil demográfico gallego, Manuel Saz reconoce que «Galicia, a nivel innovación sobre todo, está mucho mejor que otras comunidades; junto con País Vasco es de lo más puntero». Lo que a Saz verdaderamente le sorprende es la falta de avance tecnológico de algunas grandes empresas. «Nos encontramos con compañías que facturan mucho dinero pero que a nivel de digitalización están fatal», comenta. En estas situaciones su solución es clara. «Es importante ponerse en buenas manos y tener claro un plan de futuro. De tu negocio nadie va a saber mejor que tú, pero es importante saber también qué les ha funcionado a otros», concluye.

Álvaro Rodríguez Casado, senior manager de Deloitte Digital

«El que no evolucione lo va a tener muy complicado»

En Deloitte Digital tienen claro que el éxito pasa por la planificación. «Lo más importante antes de abordar un proceso de transformación digital es tener muy claro qué es lo que quieres conseguir, el objetivo y la ambición». En su experiencia saben que «principalmente lo que buscan las compañías es incrementar los ingresos, mejorar la experiencia de sus clientes y empleados y generar eficiencias en sus procesos y modelos trabajo», comenta.

Sin embargo, Álvaro Rodríguez, senior manager de Deloitte Digital, es consciente de que hay dos grandes riesgos para tener éxito en el proceso. En primer lugar, hablan de que hay empresas que piensan que la transformación digital consiste en «la adquisición de tecnología que muchas veces no viene acompañada de una necesidad de negocio, y por tanto la aceptación de esta tecnología por los equipos fracasa». Además, comenta también que «en toda transformación las personas son la clave; es necesario hacer partícipe a las personas de esta transformación y realizar una gestión del cambio correcta».

Para Álvaro Rodríguez, este paso no es exclusivo de un tipo concreto de empresa. «Todas deben estar evolucionando constantemente por el entorno en el que se encuentran. El que no consiga alcanzar un modelo de negocio que sea capaz de seguir evolucionando continuamente lo va a tener muy complicado», comenta.

Sobre las circunstancias excepcionales actuales, Rodríguez analiza que «tener la flexibilidad para poder adaptar los procesos, los canales y los modelos de trabajo es fundamental para que el impacto en el negocio sea el menor posible». Por todo esto, desde la consultora abogan por estar siempre preparados. «De lo que tenemos que ser conscientes es que hoy es el Covid-19, pero mañana puede ser un nuevo competidor o una nueva red social donde están nuestros clientes», añade.

NOTICIA ORIGINAL;

La transición digital se acelera

Ir arriba