Sigrid De Vries, secretaria general de CLEPA «Tenemos que ser líderes mundiales en tecnología ambiental»

19.12.2019 portrait-56077

Sigrid De Vries, secretaria general de CLEPA «Tenemos que ser líderes mundiales en tecnología ambiental»

AutoRevista.- El Libro Blanco ‘Future as We Move’ refleja claramente los objetivos para la industria europea de proveedores de automoción a largo plazo, ¿cuáles son los objetivos a corto plazo? ¿Cómo puede describir la cooperación con las autoridades de la UE y los OEM (CLEPA con ACEA)?

Sigrid De Vries.- Para la industria, lo más importante es un compromiso con el fortalecimiento de la UE como escenario de negocios competitivos y fabricación sostenible. Esto requiere un marco legal y político confiable y, en el caso del sector de automoción, un contexto de apoyo para el transporte y la movilidad en particular: pensar en la infraestructura para la conectividad y las energías renovables.

La tecnología es el facilitador clave para alcanzar los objetivos establecidos por las instituciones europeas. Para impulsar los objetivos a largo plazo, necesitamos un entorno empresarial flexible que ayude a fomentar la innovación. Necesitamos crear un clima de apoyo que permita que se acepten soluciones avanzadas en el mercado. Europa debería impulsar ideas que garanticen una movilidad más segura, inteligente y sostenible para el futuro. Por lo tanto, como primer paso, necesitamos más recursos públicos en investigación e innovación y financiación para nuevos proyectos con la que apoyar los esfuerzos del sector privado.

La industria europea de proveedores de automoción reclama el establecimiento de un mercado único digital para la movilidad, que vaya de la mano de un plan maestro europeo para la industria. Ambos son esenciales para alcanzar los objetivos ambientales que el «Green Deal» («Pacto Verde») ha establecido, así como para aprovechar el potencial de la tecnología, con el despliegue de la movilidad conectada y la conducción automatizada. Estas medidas fortalecerán la competitividad europea, respaldando el papel de los proveedores como motor de transformación hacia una movilidad sostenible, segura e inteligente.

Europa, instamos, debe aprovechar sus fortalezas: el mercado único, la competencia tecnológica avanzada del continente, su base industrial de alto valor añadido y el acceso justo y recíproco al mercado.

Esta estrategia solo se puede lograr con cooperación y un diálogo intenso y constructivo entre todos los agentes involucrados. En lo que respecta a la colaboración con las autoridades de la UE, CLEPA se considera un socio fuerte de los tomadores de decisiones, como las instituciones de la UE y los organismos de normalización, como la UNECE. CLEPA y sus miembros brindan apoyo de expertos en temas que van desde la tecnología hasta la regulación, comercio e investigación e innovación. CLEPA también participa en la implementación de proyectos de la UE, liderados por la Comisión Europea, que se centran en tecnología para la movilidad al servicio de la sociedad.

AR.- El automóvil se enfrenta a su transformación más profunda. Algo similar está sucediendo con la Industria 4.0 en OEMs y plantas de producción de proveedores. ¿Cómo cree que ambos mundos pueden conectarse para mejorar continuamente el automóvil (producto) y los procesos?

S.D.V.- A lo largo de la cadena de valor, los proveedores de automoción europeos están implementando cada vez más recursos clave que permiten la interacción segura y eficiente en sus plantas. De hecho, la nuestra es una industria más variada en comparación con la de los fabricantes de vehículos. Los proveedores de automoción se constituyen empresas de todos los tamaños y tipos: desde pequeñas hasta medianas o corporaciones multinacionales. Si bien las grandes a menudo ya han implementado las últimas tendencias en inteligencia artificial o sistemas de aprendizaje automático (machine learning) en sus fábricas, las pymes están desarrollando soluciones digitales avanzadas para sus procesos de producción específicos.

La industria de automoción se encuentra en medio de la transición hacia la neutralidad climática y una economía basada en datos, y el mundo está cambiando rápidamente. Los proveedores solían ser organizadores de un proceso bastante vertical de materiales, piezas, componentes y sistemas. Hoy, esta tradicional «cadena» ya no existe. Los proveedores operan en un ecosistema, una red de actores interdependientes e interrelacionados, incluidos los OEM, con actores cada vez más diversos y numerosos, y con vínculos cada vez más directos con el ‘usuario final’, el individuo o la empresa que utilizan la movilidad para desplazarse del punto A al punto B.

Los desafíos en torno a las infraestructuras disponibles y seguras, la protección de tecnologías críticas, el acceso a las materias primas y la disponibilidad de personas cualificadas se suman a todo ello. Y también lo hacen las tensiones comerciales mundiales y la desaceleración económica. Todos los actores del ecosistema deben trabajar duro para mantener sus mercados y ser competitivos.

AR.- El 75% es la cifra habitual para hablar sobre el valor de la industria proveedora para el automóvil. ¿Cree que este porcentaje puede aumentar en los próximos años? ¿Podría explicar por qué o por qué no?

S.D.V.-Históricamente, las empresas europeas han liderado el mundo en el sector del automóvil, en tecnología e innovación. Las regulaciones europeas han sido fundamentales para lograr este liderazgo en áreas como las emisiones y la seguridad.

En Europa, debemos continuar desarrollando tecnologías de vanguardia para seguir siendo competitivos. La inteligencia y la innovación son más importantes que la escala, por lo tanto, debemos continuar mejorando la calidad de nuestros productos y servicios. Los fabricantes de automóviles europeos se encuentran entre los clientes más exigentes a nivel mundial, por lo que los proveedores europeos ofrecen altos niveles de calidad y más tecnología. Los proveedores de nivel 1 han sido tradicionalmente proveedores de soluciones para fabricantes de automóviles; ahora nos estamos convirtiendo en proveedores de soluciones para la industria de la movilidad y, por lo tanto, estamos viendo una extensión de nuestra cartera de clientes y nuestra oferta.

AR.- Hace unos meses un responsable de innovación de Grupo Antolin me explicó cómo su compañía influye en la tendencia del uso compartido del automóvil, porque el habitáculo debe parecer nuevo para cada nuevo conductor. ¿De qué otras formas cree que influye la industria de proveedores de automoción en el usuario final?

S.d,V.-Todos tenemos diferentes necesidades de movilidad. Por eso no podemos seguir pensando en el sector de automoción como una industria que ofrece una sola posibilidad. Actualmente, los consumidores están acostumbrados a navegar en cientos de plataformas eligiendo diferentes productos, comparando precios y decidiendo las características que mejor se adaptan a ellos. Cuando se trata de opciones de movilidad, los consumidores deberían poder elegir los servicios que se ajustan a sus requerimientos y personalizar sus vehículos con sus componentes preferidos.

La tecnología es un facilitador. La innovación continuará y se acelerará. Los proveedores de automoción necesitan seguir usando su conocimiento avanzado en tecnologíal para desarrollar experiencias de consumo. Tenemos que acercarnos a los consumidores para poder resolver sus problemas y anticipar sus deseos.

AR.- La industria proveedora europea es líder en innovación en comparación con China y otros competidores, ¿cree que será suficiente para mantener esa posición en el futuro? Por ejemplo, la tecnología de baterías está dominada por empresas asiáticas. ¿Cómo debe seguir luchando la industria europea en los próximos años?

S.D.V.- Si seguimos aprovechando la fortaleza de Europa y nos centramos en nuestra experiencia en tecnología avanzada, esto es ciertamente posible. La UE aspiraba a ser el líder mundial en innovación, digitalización y descarbonización, y este es el enfoque correcto. La competencia se está volviendo más dura; China ya no es un país en desarrollo y Estados Unidos está tratando de llevar a su terreno algunas tecnologías fundamentales.

Bruselas debería desempeñar un papel clave a la hora de garantizar que Europa sea un actor en el escenario geopolítico. Si no hacemos eso, corremos el riesgo de ser marginados cuando se trata de las grandes decisiones que afronta el mundo. En otras palabras, los responsables políticos deben darse cuenta de que estamos en una dura competencia con países y regiones como América del Norte, China, India y Rusia.

Tenemos que ser líderes mundiales en tecnología ambiental, al mismo tiempo que creamos las condiciones para permitir que las empresas empleen a personas en Europa. Y debemos ofrecer a los consumidores la mejor gama de opciones para moverse.

AR.- ¿Qué valoración puede hacer de los recursos humanos? Desde un punto de vista europeo, ¿cuáles son los puntos fuertes y débiles para poder contar con jóvenes con las habilidades adecuadas para la industria europea proveedora de la industria de automoción en los próximos años?

S.D.V. -Los proveedores de automoción representan cinco millones de empleos directos e indirectos en la Unión Europea. Teniendo en cuenta que nos estamos moviendo hacia un ecosistema de movilidad cada vez más conectada y automatizada, la industria tiene un potencial de empleo increíble. El sector necesita habilidades críticas en los campos de automatización, robótica, ciberseguridad e integración de software y hardware.

Por otro lado, estas habilidades no son fáciles de adquirir. Por ello, la industria está trabajando junto con los responsables políticos, las universidades y los grupos de expertos con el objetivo de crear una fuerza de trabajo ágil en Europa, que se adapte rápidamente a los modelos de negocio cambiantes y a estas nuevas tendencias. Un ejemplo: CLEPA participa en el Proyecto DRIVES, una sólida red de comunicación entre actores de la industria y proveedores de aprendizaje que asegura intercambios exitosos. Opciones como plataformas digitales conversacionales o eventos interactivos pueden ayudar a la hora de compartir información y puntos de vista, identificando las necesidades de los empresarios de la industria en términos de formación.

AR.- ¿Está la industria europea proveedora de automóviles en una buena posición para luchar contra el cambio climático?

S.D.V.- Está en muy buena posición. Los proveedores desempeñarán un papel de liderazgo en el desarrollo de los trenes de potencia más eficientes y en las innovaciones de movilidad sostenible. Los diversos niveles de electrificación permiten soluciones óptimas específicas para vehículos, desde vehículos urbanos pequeños hasta vehículos de largo alcance, lo que ayuda a reducir las emisiones y el impacto ambiental. Esto significa que tenemos las soluciones, ahora solo necesitamos las condiciones marco adecuadas para respaldarlo. La comunidad de proveedores abogó por una regulación tecnológicamente neutra que garantice que las soluciones más eficientes prevalezcan en el mercado.

Además, los proveedores se comprometen a entregar productos que sean sostenibles desde su concepción hasta el final de su vida útil. Actualmente, más del 85% del peso de los vehículos que alcanzan el final de su ciclo de vida se reutiliza o recicla.

Sin embargo, Europa debe restablecer un campo de juego equilibrado para todas las tecnologías, adoptando un enfoque neutral de políticas y permitiendo que todas las tecnologías puedan competir. La Comisión Europea tiene como objetivo convertir a Europa en el primer continente climáticamente neutral. Esto requiere un plan integral para descarbonizar todos los sectores utilizando soluciones tecnológicas tanto innovadoras como ya existentes. También requiere un fuerte pilar industrial, ya que nosotros somos los que estamos desarrollando y brindando las soluciones.

Lo que vemos, en particular con el diseño de la legislación sobre CO2 para vehículos, es el riesgo de que su cadena de valor industrial se desacople del resto del mundo. Es esencial, ahora que la UE está a punto de embarcarse en el Pacto Verde Europeo (Green Deal), que se evite este desacoplamiento. Los objetivos del Pacto Verde no pueden lograrse sin nuestra competencia industrial para proporcionar soluciones.

Todos estamos de acuerdo: la movilidad eléctrica es una gran solución, pero no es la única. Se necesita una amplia gama de tecnologías y soluciones para alcanzar la neutralidad climática. Más allá de 2030, la UE debe dejar atrás el enfoque del tubo de escape del vehículo en la legislación de CO2 del vehículo y adoptar el planteamiento de evaluación del ciclo de vida. De esta manera, las tecnologías pueden competir en igualdad de condiciones. Para alcanzar el objetivo de una Europa climáticamente neutral, también abogamos por un papel importante para el hidrógeno y los combustibles, gases y materias primas derivados en todos los sectores, incluido el transporte.

AR.- ¿Cuál es la hoja de ruta de CLEPA para el futuro? ¿Cómo puede cada asociación nacional mejorar su apoyo a la asociación europea? ¿Cómo puede CLEPA expandir sus actividades en otros países?

S.D.V.- Nadie comprende mejor la realidad nacional de la industria que las asociaciones nacionales. Son estructuras fuertes que interactúan constantemente con las autoridades gubernamentales, los actores de la industria y los medios de sus propios países. CLEPA confía en ellos para acercar a Europa la dimensión de los Estados miembros, así como para ayudar a difundir mensajes a los gobiernos nacionales. Los intercambios entre asociaciones son una gran fuente de mejores prácticas, por lo que cada ejemplo de flujo de comunicación y difusión de información es significativo. Las asociaciones nacionales también ayudan a CLEPA a tener mejor en cuenta los intereses de las pequeñas y medianas empresas, que representan gran parte de la cadena de valor de la industria proveedora de automoción.

Los proveedores europeos de automóviles son líderes tecnológicos en todo el mundo y los actores de otros países están aumentando su interés en las prácticas y tendencias europeas. Por lo tanto, las actividades de CLEPA no se limitan a la Unión Europea. CLEPA mantiene estrechos intercambios con JAPIA y MEMA, nuestros homólogos en Japón y Estados Unidos.

NOTICIA ORIGINAL:

«Tenemos que ser líderes mundiales en tecnología ambiental»

Ir arriba